Bebés y niños

 

Waff® contribuye eficazmente al sentimiento de seguridad psico-corporal esencial para el desarrollo armonioso del niño desde su nacimiento hasta la infancia.

El despertar sensorial del bebé es esencial, y tiene como objetivo equilibrar la mente y el cuerpo, base de la autoestima.Si la experiencia corporal es positiva en el bebé, las percepciones que se ponen en la memoria también son positivas, y contribuyen a la formación de una personalidad más armoniosa. 

Las experiencias corporales son variadas: juegos, actividades motoras, relajación y facilita el sueño.

Waff® permite al niño sentir el efecto de estos movimientos que resultan de un ligero balanceo, y le proporciona experiencias corporales variadas: juegos, actividades motoras, relajación y facilita el sueño.

 

 

Waff® es un compañero ideal  y muy divertido. El niño lo convierte en el terreno favorito para explorar sus sensaciones internas y se da cuenta de su patrón corporal, a través de las emociones y el juego.

Es muy importante que el bebé o el niño esté siempre vigilado por un adulto, hasta que el niño esté lo suficientemente desarrollado para subir y descender solo (entre 18 y 24 meses, dependiendo de cada niño).